Permisos necesarios para tener un food truck

Emprender un negocio en una food truck, aunque sea un negocio sobre ruedas, también precisa de una documentación y permisos para ser legal. Hay quien piensa que tan solo falta tener una furgoneta con cocina, pasar la ITV y ya puedes empezar a rodar y a vender. ¡Realmente no es así!

No es muy complicado, pero tendrás que preparar todo lo que te comentamos a continuación para que tu negocio sea legal y tenga todos los permisos para poder arriba y abajo, cocinando y sin que te caiga una buena sanción o multa.

El modelo 036

Este es el modelo en el que deberás inscribir tu vehículo en la Agencia Tributaria, al epígrafe  663.1 que hace referencia al “Comercio al por menor fuera de un establecimiento comercial permanente de productos alimenticios, incluso bebidas y helados”.

Ficha técnica y homologaciones

Claro, tu furgoneta, a parte de su ficha técnica, necesitará las homologaciones de las modificaciones que se le hayan hecho. Para que te den dichas homologaciones, procura hacer dichas modificaciones en talleres oficiales para no tener problemas.

La ITV

Es evidente. Al fin y al cabo, es un vehículo que circulará por la carretera. Anualmente tendrás que pasarla.

Carnet de conducir

También es evidente. Aquí existe un pero. Si tu food truck no supera los 3500Kg, tan solo necesitarás el carnet normal de coche. Si los supera, necesitarás un carnet que te autorice a conducir camiones.

Un seguro de responsabilidad civil

Tanto por cuando estamos circulando como por cuando estamos ofreciendo nuestra comida. Si todavía no tienes uno, ¡echa un vistazo al nuestro!

Permiso de ubicación

Tampoco puedes parar donde quieras para ofrecer tus productos, debes de tener un permiso. Estos permisos son diferentes en cada región de España, así que te recomendamos que contactes con el ayuntamiento de la zona donde quieres aparcar para poder solicitarlo.

En el caso de ser un evento privado, el encargado del evento será quien deba pedir estos permisos para todas las food trucks que asistan a él.

Un certificado sanitario

Y por último, y no menos importante, un certificado sanitario que nos acredite en el cumplimiento de todos los aspectos relativos en la higiene de nuestra cocina y productos (regulado bajo el Reglamento Europeo nº 852/2004).

Ya solo nos queda buscar un nombre pegadizo para nuestra camioneta y preparar un menú que haga la boca agua a todo aquél que lo lea. Ten siempre a mano toda la documentación que hemos comentado. Es muy probable que algunos de estos documentos tengas que renovarlos regularmente, ¡así que estate al loro!