Seguridad antes, durante y después de una jornada en tu Food Truck

Guía de actuación en caso de incendio en mi cocina food truco

No hay nada mejor que tener un día muy productivo, activo y lleno de clientes en tu Food Truck para volver a casa con la nevera vacía y el cajón de las monedas lleno, ¿verdad?

Pero para no dejar nada al azar y hacerlo correctamente hay que tenerlo todo controlado, y tener una jornada en la que predomine la seguridad y el ser prevenido. Tanto antes, como durante e incluso después de tu día de trabajo, no bajes la guardia. Conduces un negocio sobre ruedas, ¡no te despistes ni un momento! Quizás algunas de las cosas que digamos te parezcan evidentes, pero nunca va mal refrescar conocimientos.

Antes de empezar la jornada

No solo debes de asegurarte de que tu food truck está lista para salir a la carretera y aguantar una jornada de trabajo (los frenos funcionan correctamente, las luces se encienden, los neumáticos están hinchados…). ¡Tú también debes de estar en condiciones óptimas! Vas a estar un rato en la carretera conduciendo un vehículo que pesa varias toneladas, ¡no vale estar bajo de reflejos! Sal descansado y despierto. Utiliza un calzado adecuado para conducir. Para cada 2 horas de conducción para descansar y hacer estiramientos. Y siempre conduce a una velocidad un tanto inferior al limite de esa vía. Recuerda que llevas muchísimos kilos en tu espalda. En caso de frenada de emergencia agradecerás no llevar una velocidad muy elevada.

Los mejores Diseños para Food Trucks.

Mientras estés trabajando en tu Food Truck

La primero de todo, aposenta tu furgoneta de forma segura. A parte de usar el freno de mano, bloquea las ruedas con alguna cuña si hay, aunque sea, un poquito de pendiente. Ilumina bien tanto el interior como el exterior, para que la visibilidad sea perfecta tanto para ti como para tus futuros clientes. Si tu camioneta tiene una apertura lateral, asegúrate de que esta queda bien abierta, es fácilmente visible y que esté bien anclada para que no se cierre con un golpe o una racha de viento, por ejemplo.

A la hora de servir la comida usa platos y vasos que sean aislantes del calor, para que nadie se queme las manos a la hora de comer.

Si pones música, procura que esté a un volumen correcto. Ya no solo para escuchar lo que te pidan para comer, sino para que tus oídos no terminen dañados después de la jornada.

Cada cierto tiempo, sal de tu food truck, anda un poco, estira y respira hondo. Estar mucho rato en una cocina, en una postura repetitiva y quizás algo encorvado podría llegar a pasarte factura en la espalda y lumbares.

camiones para food truck pequeños

Seguridad después de trabajar en tu camioneta de comida

Una vez finalizada tu jornada de trabajo toca recoger. Procura que todos los utensilios y comida queden bien recogidos y no dando tumbos por una cocina que, al poco rato, estará en la carretera. También asegúrate de que esté todo apagado y desenchufado. Y por qué no, echa un vistazo general a tu camioneta: durante todo el día ha habido mucha gente a su alrededor, ¡quizás hayan causado algún desperfecto!

Y antes de ponerte a conducir, descansa unos minutos. Hidrátate y recupera fuerzas. No hay nada más peligroso que echarse a la carretera cansado.

Y en caso de que todo esto fallara y hubiera algún susto o accidente, procura tener contratado un seguro de responsabilidad civil y de daños para tu Food Truck. Aquí puedes ver todos los que tenemos.